La dislipidemia es una alteración de las concentraciones plasmáticas de los lípidos, caracterizada por un aumento de los niveles de colesterol, o de los niveles de triglicéridos, o una disminución de los niveles de colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (HDL). El diagnóstico se basa en la medición de las concentraciones de colesterol total, triglicéridos y lipoproteínas.

La dislipidemia no suele causar síntomas por sí misma, pero puede ocasionar enfermedades cerebro-cardiovasculares sintomáticas (enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular o enfermedad arterial periférica). Por su parte, las concentraciones elevadas de triglicéridos pueden producir una pancreatitis aguda mientras que las concentraciones altas de LDL pueden causar arcos corneales y xantomas en el tendón de Aquiles, los tendones del codo y la rodilla.

La dislipidemia es una alteración de las concentraciones plasmáticas de los lípidos que constituye un factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. En países desarrollados, 1 de cada 4 pacientes que acuden a las consultas médicas tienen riesgo de dislipidemia, en países en vías de desarrollo como el Ecuador, el indicador es mayor aún.

Dislipidemia primaria

Las causas primarias implican mutaciones genéticas que afectan el metabolismo lípido, y suponen un exceso de producción o un defecto en la eliminación del colesterol unido a la LDL o triglicéridos. Las causas primarias tienden a ser heredadas y por lo tanto aparecen en diferentes miembros de una misma familia.

Las dislipidemias primarias con mayor prevalencia son la hipercolesterolemia familiar, hipercolesterolemia poligénica, hiperlipidemia familar combinada e hipertrigliceridemia familiar. Se suelen sospechar cuando aparecen signos de dislipidemia en niños o enfermedades ateroescleróticas prematuras.

Endocrinologo Quito Dra Karla Garay Diabetologos en Quito1
Endocrinologo Quito Dra Karla Garay Diabetologos en Quito2

Dislipidemia secundaria

Las dislipidemias secundarias constituyen la mayoría de los casos de dislipidemia en adultos. La causa más frecuente es el estilo de vida sedentario y una ingesta elevada de grasas saturadas, colesterol e hidratos de carbono refinados que llevan a un desajuste del balance energético en favor de la acumulación de lípidos.

La diabetes mellitus (DM) es otra causa secundaria importante en la que los pacientes tienden a presentar una combinación aterogénica de concentraciones elevadas de triglicéridos y LDL y concentraciones bajas de HDL. Otros trastornos como la nefropatía crónica, el hipotiroidismo, algunas hepatopatías como la cirrosis biliar primaria o el consumo excesivo de alcohol son también causas secundarias.

Ciertos fármacos como estrógenos, glucocorticoides, anticonceptivos orales, retinoides, antirretrovirales o diuréticos tiacídicos se asocian a dislipidemias como efecto no deseado. Otras causas secundarias de bajos niveles de colesterol HDL incluyen el tabaquismo, los esteroides anabólicos, la infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome nefrótico.

Las dislipidemias secundarias son las más comunes. Las principales causas son el estilo de vida sedentario y una ingesta elevada de productos hipercalóricos. Otras afectaciones como la diabetes mellitus 2, la nefropatía crónica y la cirrosis así como el uso de ciertos fármacos están asociadas con aparición de dislipidemias.

Sintomatología

La dislipidemia no suele causar síntomas por sí misma, pero puede ocasionar:

  • Enfermedad vascular sintomática
  • Enfermedad coronaria
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad arterial periférica

Enfermedades endocrinas

  • Hipercolesterolemia

    La hipercolesterolemia familiar afecta la manera en que el cuerpo procesa el colesterol. Como consecuencia, las personas con hipercolesterolemia familiar tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y sufrir un infarto de miocardio prematuro.

  • Hipertrigliceridemia

    Es un trastorno frecuente que se transmite de padres a hijos. Causa un nivel de triglicéridos (un tipo de grasa) en la sangre de una persona más alto de lo normal.

  • Síndrome de quilomicronemia

    Es un trastorno en el cual el cuerpo no descompone las grasas (lípidos) correctamente. Esto hace que las partículas grasas llamadas quilomicrones se acumulen en la sangre. El trastorno se pasa de generación en generación en las familias.

Requiere asistencia? Contáctenos whatsapp